DE VUELTA A LA SUR DE LA MALADETA

Desde hace unos días, ando buscando información de las vías abiertas en la cara SE de la Maladeta, o mejor dicho de su punta SE o Pico Abadias.

Esta pared y este rincón del Pirineo son para mí algo así como lo que Antonio Vega decía en su canción: œel sitio de mi recreo.

La pared SE de la Maladeta (Pico Abadias)

La pared SE de la Maladeta (Pico Abadias)

Tengo una extensa información de las vías abiertas en esta pared, o al menos eso creía cuando hace un par de semanas decidimos encaramarnos por un sistema de diedros netamente a la izquierda de la pared. No tengo ninguna información sobre posibles vías abiertas a la izquierda de la Metamorfosis, por lo cual, cuando el Kletter encontró un clavo a mitad de primer largo que estábamos escalando, el œbajón fue considerable.

Primer largo del Engendro

Primer largo del Engendro

Decidimos continuar por si acaso era un intento inacabado, pero cuando Jordi encontró otro clavo en lo que era el segundo largo de nuestra supuesta vía, la cosa pareció quedar clara.

Jordi en el segundo largo

Jordi en el segundo largo

Igualmente decidimos continuar para amortizar el día. El tercer largo me tocó a mí y, después de un tramo de diedro fácil, lo que en la continuación lógica de lo que desde abajo parecía un estético diedro, se convertía en una medio desplomada y angustiosa chimenea estrecha, en la que no se veía ningún clavo ni cordino y pocas posibilidades de colocarlos. Ante tal panorama decidí hacer un flanqueo a la derecha por una fisura horizontal difícil e incómoda.

A partir de aquí, solo tuvimos que ir enlazando sistemas de fisuras, buscando siempre lo más fácil, hasta llegar al último largo de la vía Montse, por el que salimos de la pared.

En la parte intermedia del Engendro

En la parte intermedia del Engendro

No sé si “El Engendro” que nos salió está abierto o se trata de algún intento inacabado, ya que solo encontramos 2 clavos en el primer largo, uno en el segundo y un cordino en el quinto, que no estaba claro si fue colocado allí o se había caído de más arriba. No había ninguna reunión montada ni rastro de haberlo sido. Si alguien tiene información que lo pueda aclarar, me gustaría saber qué fue lo que hicimos.

El Engendro - Maladeta

El Engendro - Maladeta

Al día siguiente, disfrutamos de lo lindo con una de las vías más bonitas de la pared: la Picazo, a la que el Kletter tenía ganas de hacerle el Rot Punk.

Disfrutando en la Picazo

Disfrutando en la Picazo

La vía está prácticamente desequipada en los largos. Solo unos 5 clavos entre todos y casi ninguno asegura pasos difíciles, ya que coinciden en su mayoría con lo que fueron algunas de las reuniones originales que Picazo hizo en la apertura.

Jordi en el diedro "antológico" final

Jordi en el diedro "antológico" final

Actualmente varias de ellas se pasan por alto ya que se empalman largos que en su origen eran un poco cortos.

Reseña de la versión"clasica" de la Picazo

Reseña de la versión"clasica" de la Picazo

En fin, un retorno después de muchos años de no regresar a esta pared de la que tengo muy gratos recuerdos y 6 vía escaladas en ella.

Buenos amigos en "el sitio de mi recreo"...

Buenos amigos en "el sitio de mi recreo"...

No sé cuando pero, si como esta vez es con buenos amigos, posiblemente regresaré a esta especie de œsitio de mi recreo¦