Las Calenques de la Costa Brava

Este año ando un poco flojo con la roca. El trabajo, la familia, compañeros que coincidan… A veces no resulta fácil que las cosas cuadren, pero ¡¡¡que  le vamos a hacer!!!. Digamos que son etapas de la vida que eso siempre queda bien como justificación a los momentos que no nos cuadran del todo.

De todas formas, el pasado finde y casi por casualidad, acabamos haciendo una actividad con un toque diferente, al menos para mi, ya que nunca había escalado un acantilado marino. Hace muchos años estuve en las famosas “Calenques” francesas, pero las escaladas que hicimos nunca fueron paredes que nacen directamente del mar como en esta ocasión.

Como el amigo Pep Climent tiene una casita familiar en Cala Mongó (L’Estatit-Costa Brava-Catalunya)  y mi familia pasaba el finde en Palamós, pues le dí un toque para ver si cuadraba una escapadilla y escalar una bonita vía llamada “Intrépida Sirena” situada en la Punta Milà, un acantilado muy próximo a su casita. Casualmente hacía unos días que la había escalado, pero me dijo que valía la pena repetirla, así que ya teníamos plan. Para acabar de redondearlo, se lo propuse también al David, así que ya éramos 3.

Como a la pared le da el sol por la mañana (es cara este) y con los niños el madrugar en tiempo de vacaciones escolares no encaja mucho, pues salimos hacia Cala Mongó con la calma y darnos un buen baño en el mar al llegar, para luego marcarnos un buen arroz “made in Pep”.

El Pep la escaló hacía unos días entrando por arriba y rapelando la vía, pero lo desplomado de la pared hace que ese acceso sea bastante delicado, peligroso y nada recomendable. La verdad es que lo que le aporta un punto de exotismo a la actividad es el acceso por el mar, mucho más cómodo y sobre todo “diferente”, así que sobre las 5:30 de la tarde nos acercamos al alquiler de kayaks de la playa, que son los mismos que te acercan con la zodiac hasta la base de la pared, por 5€ cada uno.

Por ese muro va las vías "Intrepida Sirena y "CER L'ESCALA"

Por ese muro va las vías “Intrepida Sirena y “CER L’ESCALA”

Sobre las 6 de la tarde navegamos en dirección a la pared. A esa hora el mar está un poco picado, lo que complica un poco (no mucho) el salto de la zodiac a la pared. El “piloto” nos acerca en 2 intentos. Primero saltan Pep y David. Se retira un poco para volver a encarar la barca y dejarme a mi. Una vez los 3 en la repisa de la base de la pared, la zodiac se marcha y nos quedamos al pie de un desplomado muro de unos 110 mts, donde la única salida es hacia arriba.

Saltando de la zodiac

Saltando de la zodiac

El acceso al pie de vía. Por el espolón desplomado van las vías.

El acceso al pie de vía. Por el espolón desplomado van las vías.

Desde el primer metro, la vía desploma, pero la buena roca, el equipamiento con químicos y algún puente de roca  y los cantos generosos, hacen que la dificultad no sobrepase el V+.

El ambiente del primer largo.

El ambiente del primer largo.

La vía está equipada para hacerla en 5 largos, pero como los 4 últimos son bastante cortos, los empalmamos y la hacemos en 3 largos, que en realidad es lo que está siendo habitual y en un par de horas (con la calma) desde que nos dejó la barca, ya estábamos arriba.

La cuerda deja claro que la vía desploma.

La cuerda deja claro que la vía desploma.

David en los últimos pasos de "Intrepida Sirena"

David en los últimos pasos de “Intrepida Sirena”

El resultado final ha sido una atlética y bonita vía, del todo recomendable y con un acceso y un entorno que la hacen diferente.

Pep en la reunión del final de la vía.

Pep en la reunión del final de la vía.

Final de la vía con la Cala Mongó al fondo.

Final de la vía con la Cala Mongó al fondo.

Con el mismo inicio, a la izquierda de “Intrepida Sirena” han abierto otra vía llamada “CER L’ESCALA”, más difícil (6a+) y de características similares, aunque se veía aún más desplomada.

En la Punta Miladones, otra pared relativamente próxima, existe una vía Anglada-Cerdà (120 mts, V) y hace solo unos días han abierto otra vía a su derecha (6a+). Para estas 2 vías hay que llevar material para su aseguramiento ya que el material de la Anglada-Cerdà debe estar prácticamente desecho por el salnitre marino y en la nueva vía (no recuerdo el nombre) se han dejado las reuniones equipadas, pero los largos hay que protegerlos con friends y puentes de roca.

En definitiva y según el comentario del amigo Ferràn “Cara Norte”, esta zona tiene potencial para convertirse en las Calenques de la Costa Brava.