Primer invierno sin Pau

Este invierno está siendo un poco desganado, como apagado, como al ralentí. Cierto es que el tiempo tampoco ayuda. Altas temperaturas, poca nieve, casi nada de hielo… Por eso se acentúa más tu ausencia Pau.

Añoro tus largas llamadas por teléfono. Añoro tus noticias de cascadas que nunca escalaré. Añoro las charlas llenas de tubos, medusas y pétalos, todo eso de hielo, claro está!!!

Es el primer invierno sin tu presencia, ya fuese junto a una cerveza en algún bar de Vic, o a través de la línea telefónica. Estoy seguro que si continuases entre nosotros, este invierno donde parece que el hielo ha desaparecido de la faz de la Tierra, estaría lleno de columnas heladas, que como por arte de magia tú tenías la habilidad de encontrar, eso sí, seguro que irían acompañadas de una larga, a veces muy larga… kilometrada.

El otro día chateaba con Lili por el Facebook. Como tant@s de nosotr@s, también te añora. Me contaba las múltiples ocasiones en que a ella y a tant@s otr@s amig@s les habías echado una mano (o más bien la cartera) para que pudieran ir a escalar. La única condición es que lo hicieran con piolets y crampones. No importaba su nivel sino sus ganas.

Comentábamos lo que solo las personas más próximas a ti sabíamos sobre tu pasión y tu altruismo en esto del alpinismo. Mucha gente conocía tus impresionantes escaladas, pero la otra parte, la del Pau persona, les era totalmente desconocido. Ese que decía “Yo no soy la élite. Yo soy Pau Escalé, un currante que el fin de semana marcha a escalar en hielo. Llego sin hacer ruido, escalo y me voy de la misma manera”.

Muy poc@s sabían, por ejemplo, que el dinero del premio de la FEDME a tus actividades de Alto Nivel, iba a parar a un bote con el que se sufragaban los gastos de los viajes a los Alpes de tod@s l@s que fuesen en el coche contigo, hasta que se acabase ese fondo.

Muy poc@s sabían que si l@s compañer@s iban just@s de dinero ese fin de semana, corrías tú a cargo de los gastos.

Sobre tus escaladas, se ha escrito bastante. Yo quería escribir ahora sobre la persona ajena a muchos de los egos que corren por nuestro mundillo. Tú eras además de un gran glaciarista (el mejor que yo he conocido… y he conocido unos cuantos), sobre todo una gran persona. Y quiero (queremos muchos)… que se sepa.

Es nuestro primer invierno sin Pau… y parece que no sea invierno.