Yo también he estado en Cogne

En unas ocasiones por la escasez de hielo en nuestras soleadas montañas y otras porque no hay mas “culo inquieto que un alpinista”, lo cierto es que los viajes para escalar cascadas de hielo a lugares no precisamente cercanos, cada temporada son más habituales.

Escalar en Noruega o Dolomitas ya no es algo raro, por lo tanto que una ingente cantidad de “ibéric@s” hayamos paseado nuestros piolets este invierno por el italiano Val di Cogne, no tiene nada de excepcional. Ya sea en avión desde Milan o Torino (este último con menos opciones de vuelos) o después de un buen “paseo” en coche, lo cierto es que se oía bastante castellano por las cascadas de la zona.

Lo nuestro fué una visita rápida de 4 días, pero dio bastante de sí. Lo que está claro es que es un lugar al que regresar. Un lugar con una gran “oferta” de cascadas variadas y sobre todo un lugar donde los glaciaristas no somos vistos como un problema, sino como una (gran) suerte.Las cascadas estan indicadas con cartelitos y los alojamientos tienen precios más que razonables (mucho mas que aquí sin duda) y regentados por gente que valora que los escaladores también pueden ser una buena fuente de ingresos para ellos. De ahí que, a diferencia de las mentes obtusas de muchas de nuestras zonas (autoridades incluidas), en Cogne nos sentimos apreciados y bien tratados.

Ahora solo falta encontrar las fechas para regresar y continuar disfrutando de sus gélidas estructuras congeladas.

Thoule

Thoule

Rapelando Thoule
Rapelando Thoule

Lillaz
Lillaz

Patri derecha
Patri derecha

Stalattite di Cristallo
Stalattite di Cristallo