Yo también he estado en Cogne

En unas ocasiones por la escasez de hielo en nuestras soleadas montañas y otras porque no hay mas “culo inquieto que un alpinista”, lo cierto es que los viajes para escalar cascadas de hielo a lugares no precisamente cercanos, cada temporada son más habituales.

Escalar en Noruega o Dolomitas ya no es algo raro, por lo tanto que una ingente cantidad de “ibéric@s” hayamos paseado nuestros piolets este invierno por el italiano Val di Cogne, no tiene nada de excepcional. Ya sea en avión desde Milan o Torino (este último con menos opciones de vuelos) o después de un buen “paseo” en coche, lo cierto es que se oía bastante castellano por las cascadas de la zona.

Lo nuestro fué una visita rápida de 4 días, pero dio bastante de sí. Lo que está claro es que es un lugar al que regresar. Un lugar con una gran “oferta” de cascadas variadas y sobre todo un lugar donde los glaciaristas no somos vistos como un problema, sino como una (gran) suerte.Las cascadas estan indicadas con cartelitos y los alojamientos tienen precios más que razonables (mucho mas que aquí sin duda) y regentados por gente que valora que los escaladores también pueden ser una buena fuente de ingresos para ellos. De ahí que, a diferencia de las mentes obtusas de muchas de nuestras zonas (autoridades incluidas), en Cogne nos sentimos apreciados y bien tratados.

Ahora solo falta encontrar las fechas para regresar y continuar disfrutando de sus gélidas estructuras congeladas.

Thoule

Thoule

Rapelando Thoule
Rapelando Thoule

Lillaz
Lillaz

Patri derecha
Patri derecha

Stalattite di Cristallo
Stalattite di Cristallo

 

Primer invierno sin Pau

Este invierno está siendo un poco desganado, como apagado, como al ralentí. Cierto es que el tiempo tampoco ayuda. Altas temperaturas, poca nieve, casi nada de hielo… Por eso se acentúa más tu ausencia Pau.

Añoro tus largas llamadas por teléfono. Añoro tus noticias de cascadas que nunca escalaré. Añoro las charlas llenas de tubos, medusas y pétalos, todo eso de hielo, claro está!!!

Es el primer invierno sin tu presencia, ya fuese junto a una cerveza en algún bar de Vic, o a través de la línea telefónica. Estoy seguro que si continuases entre nosotros, este invierno donde parece que el hielo ha desaparecido de la faz de la Tierra, estaría lleno de columnas heladas, que como por arte de magia tú tenías la habilidad de encontrar, eso sí, seguro que irían acompañadas de una larga, a veces muy larga… kilometrada.

El otro día chateaba con Lili por el Facebook. Como tant@s de nosotr@s, también te añora. Me contaba las múltiples ocasiones en que a ella y a tant@s otr@s amig@s les habías echado una mano (o más bien la cartera) para que pudieran ir a escalar. La única condición es que lo hicieran con piolets y crampones. No importaba su nivel sino sus ganas.

Comentábamos lo que solo las personas más próximas a ti sabíamos sobre tu pasión y tu altruismo en esto del alpinismo. Mucha gente conocía tus impresionantes escaladas, pero la otra parte, la del Pau persona, les era totalmente desconocido. Ese que decía “Yo no soy la élite. Yo soy Pau Escalé, un currante que el fin de semana marcha a escalar en hielo. Llego sin hacer ruido, escalo y me voy de la misma manera”.

Muy poc@s sabían, por ejemplo, que el dinero del premio de la FEDME a tus actividades de Alto Nivel, iba a parar a un bote con el que se sufragaban los gastos de los viajes a los Alpes de tod@s l@s que fuesen en el coche contigo, hasta que se acabase ese fondo.

Muy poc@s sabían que si l@s compañer@s iban just@s de dinero ese fin de semana, corrías tú a cargo de los gastos.

Sobre tus escaladas, se ha escrito bastante. Yo quería escribir ahora sobre la persona ajena a muchos de los egos que corren por nuestro mundillo. Tú eras además de un gran glaciarista (el mejor que yo he conocido… y he conocido unos cuantos), sobre todo una gran persona. Y quiero (queremos muchos)… que se sepa.

Es nuestro primer invierno sin Pau… y parece que no sea invierno.

HIELO EN LA SEXTA DIMENSIÓN

Cartel - Hielo en la sexta dimensión

Cartel - Hielo en la sexta dimensión

Le hemos dado bastantes vueltas, pero finalmente ya tenemos acabada la película de PAU ESCALÉ. Y digo le hemos dado bastantes vueltas, porque no resulta fácil hacer una película a partir de un montón de imágenes de diferentes escaladas, en diferentes lugares y en diferentes circunstancias.

Pocas de esas imágenes se han grabado pensando en montar una película. Son imágenes grabadas en la mayoría de los casos, mientras se asegura al compañero o tras colocar un seguro y en posiciones precarias. Y eso ha sido lo que le ha dado un caracter especial a este proyecto.

En mi caso, el reto ha sido escribir un guión, seleccionar las imágenes y en difinitiva dirigir la película. Un reto personal que ha resultado divertido y enriquecedor. El resto ha resultado incluso fácil, teniendo a los amigos de ZEBA PRODUCCIONS encargándose de la parte técnica y el montaje. Gente seria y profesional que han hecho un buen trabajo, teniendo en cuenta con lo que contábamos.

Ahora solo falta que la disfruteis vosotros también. No solo la película. También de una persona (que no personaje), muy interesante, sin aristas, llano, pasional y apasionado, cuyos sentimientos y comentarios no os dejarán indiferentes. Una persona de la que tengo la gran suerte de decir… que somos AMIGOS.

Pau y Rafa

Pau y Rafa

Un cubano en el frío mundo del hielo

Hace más de 2 años, en este mismo blog colgué un escrito sobre la escalada en Cuba, pero sobre todo sobre un buen amigo cubano, el escalador Jorge del Sol.

En un par de visitas posteriores, le acompañé en su estreno en el mundo del alpinismo con las ascensiones a sus primeras montañas de 4.000 mts: el Weissmies en Suiza y el Mont Blanc de Tacul con regreso por la Arista de las Cosmiques, en Chamonix.

En nuestras largas tertulias, le contaba las aventuras invernales y especialmente las escaladas a cascadas de hielo. A Jorge se le iluminaban los ojos oyendo hablar de saltos de agua que durante un corto periodo de tiempo se congelaban. Siempre comentaba cuanto le gustaría poder venir algún invierno y probar esa sensación tan especial que supone encaramarse por las estructuras que forma el agua congelada.

Han tenido que pasar unos años para que, al fin, su sueño se haya hecho realidad. Jorge llegó en Noviembre a Barcelona con una beca para realizar un post-grado en la Universidad. Lo primero que me dijo al llegar fue: “de esta no pasa sin que pruebe la escalada en hielo”.

Al principio les asustaba un poco el frío que podía pasar, algo muy normal siendo un caribeño genuino. Después se tranquilizó al comprobar que con buen equipamiento, la cosa es bastante llevadera.

Primero nos acercamos al Valle de Boí a primeros de Diciembre, en unos de los muchos (demasiados) días calurosos de este loco invierno. Llovía y las cascadas se desmoronaban delante de nuestros ojos. Le comenté que eso no era normal en invierno, pero no creo que mis comentarios evitasen que su primera impresión fuera poco alentadora.

Las Navidades viajó a Cuba para pasar las fiestas con su familia y al regresar su motivación por el hielo seguía intacta, así que en un segundo intento conseguimos “triunfar”. Se estrenó escalando LA CÓLERA DE DIOS en Bielsa, lo cual no está mal para empezar. Aún nos quedó tiempo el mismo día para que viera las lineas espectaculares del Valle de Pineta, donde nos acercamos hasta el inicio de “Brutal Fang”, además de llevarse también la escalada de una pequeña línea a su derecha, con las últimas luces del dia.

La cólera de Dios

La cólera de Dios

Jorge en La cólera de Dios

Jorge en La cólera de Dios

Jorge en la base de Brutal Fang

Jorge en la base de Brutal Fang

¡¡Tremenda aventura!!,  fué su comentario al final del dia.

Después de este estreno, su motivación por la escalada en hielo se ha disparado y ahora nos hemos convertido en compañeros de cordada en las esporádicas escapadas de un día, en este extraño invierno de temperaturas altas y poco tiempo disponible para escalar.

Jorge en Barrosa

Jorge en Barrosa

Jorge en Bachetas (Barrosa)

Jorge en Bachetas (Barrosa)

No sé si será el primer alpinista cubano que ha escalado cascadas de hielo, pero posiblemente sea el más motivado, porque como él mismo dice: “chico, como engancha esto del hielo”.

ICE “ La fiesta de la escalada en hielo

Casi 500 personas reunidas para escalar cascadas de hielo, da una idea de lo que representa el que, posiblemente, sea el evento relacionado con este tipo de escalada, más popular en la actualidad.

Se llama ICE (Ice Climbing Ecrins), durante un tiempo se llamó Internationaux de la Cascade de Glace, pero comenzó llamándose Rassemblement des Glaciairistes de l™Argenitiere la Bessée, un pequeño pueblo cercano a Briançon (Francia).

El evento consiste en compartir unos días de escalada en hielo con gentes de hasta 24 países (Canadá, Usa y Japón entre otros), gracias a una concienzuda organización que pone a disposición de los participantes (de manera gratuita) una serie de furgonetas equipadas para remontar valles como el de Fournel, que en el resto del invierno permanece inaccesible a los vehículos por la nieve en la pista de acceso y que la organización limpia con máquinas quitanieves para esos días de primeros de Enero, desde hace ya 19 años. Continuar leyendo