No todos los rusos son millonarios

“Cuanto ruso millonario suelto… A lo mejor la finalidad del rallie es otra…”

Este “sentencia” está copiada literalmente del comentario de un “anónimo internauta”, tras la noticia de la participación de escaladores rusos en el pasado Rally Arc’teryx 12h Escalada Terradets, que un grupo de amigos organizamos desde hace 4 años.

Tengo que reconocer que cada vez me parecen más cansinos los foros de escaladores en internet. A todo se le busca la pega y la visión sectaria predomina en la mayoría de cuestiones. Lamentablemente, la mayoría de comentarios no solo no aportan elementos interesantes de debate, sino que sencillamente suelen ser una sarta de sandeces, acompañadas en muchos casos de insultos de lo más variopinto.

Precisamente leyendo los comentarios que se generan en algunas webs de montaña rusas, observo con agrado como suelen ser educados y en general bastante interesantes, algo de los que podríamos tomar nota.

Y sobre los “millonarios rusos” de nuestro anónimo internauta, a pesar que me da pereza contar quienes son en realidad sus supuestos “millonarios rusos”, lo voy a hacer porque me apetece decir quiénes son y las vivencias que hemos tenido con ellos.

 Digamos que el comentario gratuito y sin el más mínimo atisbo de conocimiento por parte de nuestro internauta en cuestión, me ha servido de motivación para contar nuestra ya cada vez más intensa relación con los escaladores rusos y también ukraineses con los que hemos ido entablando una afectiva relación.

Con el Team Ukrainés en Crimea

Con el Team Ukrainés en Crimea

Para empezar, hay que decir que los escaladores de los países de la antigua Unión Soviética, son de los más fuertes y duros que he conocido en los (bastantes) años que llevo deambulando por paredes y montañas. Y no me refiero con eso al grado de dificultad a lo que en los países “occidentales” se basa el concepto “fuertes”, sino fuertes de fuertes. O sea, actividades potentes sin importar si el tiempo es perfecto y la condiciones inmejorables.

Les hemos visto escalar difíciles rutas con frío y mal tiempo, algo impensable para los cracks del santificado “grado” occidental y algunos, sin el mega-equipamiento que acostumbramos a ver por nuestras montañas.

La mayor parte de los escaladores “de a pie” de esos países, donde su incorporación a esquemas sociales mas o menos parecidos a los occidentales es muy reciente, sencillamente aún no existe lo que conocemos como “clase media”, como me contaba Mykhaylo, el profesor de Universidad y miembro de la dirección de la Federación Ukrainesa de Alpinismo. Eso provoca que a la mayoría de escaladores de esos países no tengan el poder adquisitivo suficiente para viajar y escalar por su cuenta en otros países y especialmente en los países alpinos donde hay que pagar por casi todo (teleféricos, refugios, campings, etc…).

En Crimea por ejemplo, el camping es libre o al menos libremente tolerado, incluso en la periferia de los núcleos habitados. Por otro lado, el “autostop” está muy extendido siendo habitual encontrar continuamente personas a lo largo de las carreteras, esperando ser recogidas por algún conductor para desplazarse de un lado a otro. Por eso, no es extraño que los escaladores y alpinistas de los países exsoviéticos, hagan las aproximaciones a pié y acampen sobre los glaciares, en sus escaladas  de los macizos alpinos occidentales.

Para los que tienen más nivel y más suerte, existe la posibilidad de integrarse en los equipos oficiales de alpinistas y escaladores de sus países, donde por cierto, están tan bien considerados como cualquier deportista de otras modalidades, incluyendo las olímpicas. Cobran de su Federación e incluso tienen acceso a viviendas. Ese es uno de motivos por los que se organizan competiciones de alpinismo, a las que en los países occidentales no estamos habituados. Eso les permite cuantificar y evaluar resultados, que son los que ayudan a establecer los escaladores y alpinistas que constituyen los equipos federativos oficiales, permitiéndoles el acceso a expediciones y/o actividades en macizos alpinos.

Pavel y Ekaitz en Crimea

Pavel y Ekaitz en Crimea

Otra cosa son los visados para poder visitar los países occidentales, como pueden ser los de la Unión Europea donde están ubicados los macizos alpinos o buenas zonas de escalada en roca, como por ejemplo nuestro país.

Para conseguir esos visados es necesaria la invitación por parte de una empresa o una organización. En el caso concreto de los escaladores y escaladoras rusas que participaron en nuestro Rally Arc’teryx 12h de Escalada de Terradets del 2013,  tuvimos que enviar a la Federación Rusa, una invitación desde el Club Alpí Virtual como organizador del Rally, para que la embajada española en Moscú les expidiera el visado que les permitía visitar nuestro país. Una vez en Terradets, estuvieron invitados por la organización del Rally, Y CON MUCHO GUSTO.

Con Pavel en Terradets

Con Pavel en Terradets

Pavel y Vladimir en Terradets

Pavel y Vladimir en Terradets

Pelut con Pavel y Vladimir en Terradets

Pelut con Pavel y Vladimir en Terradets

Para esos escaladores y para su Federación, el segundo puesto en chicos y el primero en chicas, en una “competición” occidental, les ha ayudado a aportar “resultados deportivos”. O sea, que su participación y resultados en el Rally Terradets, les ha facilitado el poder seguir haciendo sus actividades. Incluso el visado que pudieron obtener gracias a nuestra invitación (un visado para la UE), les permitió poder viajar a los Alpes y escalar allá.

Pavel Vlasenko y Vladimir Gunko segundos en Terradets

Pavel Vlasenko y Vladimir Gunko segundos en Terradets

Por su parte, la Federación Rusa invitó a los ganadores del Rally Terradets a participar en su “Campeonato” con la clara intención de que conociéramos su peculiar competición de escalada en pared y aportásemos nuestra visión de cara a adecuar su visión de este tipo de actividades a conceptos mas actualizados y que compartiésemos con sus escaladores nuestra visión y el momento actual de nuestra manera de ver la escalada y el alpinismo.

Ekaitz con el Team Ruso en Crimea

Ekaitz con el Team Ruso en Crimea

La experiencia ha sido extraordinariamente enriquecedora por ambas partes y la relación humana que es lo realmente importante, ha sido de lo mas entrañable y afectiva, sorprendiéndonos muy gratamente y deshaciendo visiones predeterminadas sobre la escalada y el alpinismo en esos países, basadas en la mayoría de los casos en las noticias que aparecen en los medios de comunicación de montaña sobre sus actividades.

Porque no todos los rusos son millonarios

Con Yulia, Alena y un amigo

Con Yulia, Alena y un amigo

Con Sasha y Tatiana

Con Sasha y Tatiana

Alex y Yulia

Alex y Yulia

Con Caterina y Alexandr

Con Caterina y Alexandr

 

¡¡COMO CAMBIAN LAS MADRES!!

Llevo un tiempo curiosamente sorprendido.

Cuando comencé en esto del alpinismo y la escalada hace ya bastantes años, mi madre lo pasaba realmente mal. Siempre ha sido una mujer muy sufridora, o más bien, extraordinariamente sufridora. Llegué incluso a esconder parte del material de escalada y salía a escalar sin decirlo.

Cuando me marché a vivir por mi cuenta, me llamaba todos los lunes con alguna excusa bastante peregrina y el interés real de saber si había vuelto sano y salvo.

Con los años, me ha dado siempre la impresión de que le sorprendía que “aún” siguiera con esta “manía” de escalar montañas, pero daba la sensación de tomarlo como un caso perdido, o sea, con resignación.

Hace ya casi 6 años que mi familia aumentó y ahora corretean por casa dos pequeños terremotos. Al nacer el primero de ellos pensé: ahora tendré que escuchar la cancioncilla aquella de: “Rafa ándate con cuidado que ahora eres padre de un par de criaturas…”.

¡¡Pues no!!. Ante mi sorpresa y total desconcierto, resulta que ahora me pregunta ¡¡si he podido salir a escalar!!, ya que criar a un par criaturas no deja demasiado tiempo (si quieres estar por la labor, está claro), pero no para decirme que no lo haga, sino por todo lo contrario. Incluso me insiste en que haga los huecos que pueda y me vaya escalar.

A sus más de 70 años, pienso: ¡¡como cambian las madres!!.

LA CENSURA HA LLEGADO A LA FEDERACIÓN CATALANA (FEEC)

Hay gente que no se da cuenta que ni las peores de las dictaduras pueden ya evitar que una información se esparza por todas partes. Internet ha conseguido democratizar el acceso a la información y romper las cadenas con las que los totalitarismos intentan atarla.

Esto es lo que está pasando con los actuales dirigentes de la FEEC (Federación Catalana). Piensan que impidiendo la publicación de noticias y/o informaciones en “su” revista Vèrtex (que la pagamos todos los federados catalanes), pueden impedir la difusión de las informaciones. Gracias a las actuales herramientas informáticas, las informaciones y/u opiniones no podrán ser censuradas por mucho que sus mentalidades retrógradas lo intenten.

Esto es lo que ha pasado con la carta que el anterior presidente de la FEEC, Anton Fontdevila, ha enviado a la revista Vèrtex y que la actual Junta Directiva ha decidido impedir que se publique. Para que esto no sea así, aquí va el texto censurado para conocimiento de todo el mundo:

——————————————————————————————————————————————

Debido a que la junta directiva de la federación me ha censurado la carta que envié a la revista Vèrtex, para ejercer mi derecho de replica, la hago pública y espero que la censura no actué de nuevo. Lamento encontrarme en esta situación, después de 6 años como vicepresidente y 6 años más como presidente, trabajando voluntariamente por el colectivo montañero en primera línea de la FEEC, no reclamo ningún privilegio, creo que como federado que soy, tengo derecho a utilizar responsablemente y sin censura los medios de comunicación federativos que pagamos entre todos.

“Sr. Director de la revista Vèrtex:

Con sorpresa he leído la carta del Sr. Sanahuja publicada en el último Vèrtex, en la que hace una réplica a la carta de despedida que envié a los presidentes de las entidades y a los federados. Me sorprende que se publique como réplica en la revista puesto que mis cartas no se publicaron nunca, las envié hace mes de un año y medio y los hechos a los que hace referencia el Sr. Sanahuja, son de hace más de catorce años cuando él dejó de presidir la federación.

Todo ello no creo que sea demasiado interesante para los lectores de la revista, muchos de los cuales no conocen ni el contenido ni el contexto de mis cartas, especialmente la dirigida a los presidentes de las entidades, y por lo tanto pensé en no contestar a las acusaciones que hace el Sr. Sanahuja, pero cómo tampoco se trata de quedar como un mentiroso, tengo que matizar lo siguiente:

– En mis cartas no se hacía mención personal a nadie, excepto del Sr. Bernat Clarella (presidente cuando yo era vicepresidente)  para situar mi entrada a la Junta Directiva. Hacía un resumen de la tarea federativa durante los años que formé parte como vicepresidente y presidente y daba las gracias a las muchas personas que trabajaron para sacar adelante el proyecto federativo durante todo aquel tiempo sin citar a nadie en particular para no hacer un memorándum en lugar de una carta. Si no había espacio para hacer alabanzas menos había para hacer reproches.

– Si bien es cierto que la liquidación auditada del ejercicio 1996 se cerró con superávit, no lo fué por las actividades ordinarias de las que resultó un saldo negativo, si no por un ingreso extraordinario proveniente de la indemnización cobrada por el desalojo del antiguo local federativo, también lo és que la situación patrimonial de la federación era deficitaria. Esto también lo certificaron los mismos auditores que revisaron las cuentas. Los motivos de aquel déficit, afortunadamente superado en poco tiempo, se explicaron en su momento a las entidades federadas que en asamblea aprobaron las medidas para liquidarlo.

– No es cierto que en la asamblea de VIC, las entidades rechazaran una cuota extraordinaria para hacer frente al déficit acumulado. El 26 de abril de 1998, en aquella asamblea se aprobó un presupuesto extraordinario de más de 39 millones de las antiguas pesetas. (235.530,63 €) para hacer frente al déficit, y en la siguiente asamblea, celebrada el 29 de noviembre del mismo año en Tarragona, se acordó liquidarlo con una aportación adicional anual del veinte por ciento de su importe. Esto suponía, tal como se indica en la circular 83/1998 enviada a las entidades, que tendrían que pagar 145 ptas. por socio durante cinco años. Afortunadamente, con el esfuerzo de todos, la situación económica de la federación mejoró y las entidades tan sólo tuvieron que pagar esta cuota en el año 1998 y parcialmente el 1999 y de la cuota total aprobada de 725 ptas. por socio pagaron sólo 190.

– Del contenido de las cartas que envié difícilmente se puede extraer ningún reproche ni desprecio a nadie, si alguien así lo quiere creer le tengo que decir que esta no era mi intención. En ningún momento hice ninguna valoración de las actuaciones de anterior juntas ni su comparación con la tarea realizada durante los años que estuve en la federación, no creo que fuera el lugar, el momento , ni la persona. Quién quiera hacer comparaciones tanto sólo hace falta que mire los anuarios de los últimos años y haga su valoración.

– Rechazo totalmente las acusaciones del Sr. Sanahuja y por mi parte doy por cerrada definitivamente esta cuestión.

Barcelona 1 de septiembre de 2010.

Antón Fontdevila y Martí

Proyecciones de montaña. Un poquito de por favor…

Hace unos días fuí a ver la proyección de David Palmada “Pelut” sobre la escalada que él y su compañera Esther, hicieron a la famosa vía “Intifada” de A6, en las Fisher Tower (USA).

La verdad es que he estado un periodo importante de tiempo sin ver proyecciones de montaña. La hora habitual en que se proyectan, no acostumbran a ser compatibles con la cena de los dos pequeñajos que alborotan por casa. Pero últimamente ha coincidido que en un tiempo no muy largo he visto 3, contando la de “Pelut”.

Con lo primero que me he encontrado es con que la proyección de “Pelut” quizás sea una excepción ya que continuan haciéndose proyecciones poco curradas, aburridas y cansadas de ver.

David, además de ser un tío de lo más simpático en lo personal, se lo ha currado con la proyección. Ya sé que resulta fácil cuando tienes un colega especialista en montajes audiovisuales, pero es que él ya pone la base con anterioridad. Un día encontró una pequeña cámara grabadora que se adaptaba a su cámara y que le permitía poder colocarla enganchada a su casco de escalada. El efecto os aseguro que resulta gratificantemente sorprendente. Nunca hasta ahora había podido vivir la sensación que se debe tener (salvando las distancias) mientras se escala un esperpéntico largo de A6. No es lo mismo que te graben desde arriba, abajo, lateral, etc… La sensación que se tiene desde una cámara adosada al casco es curiosa, mientras observas las manos “trabajando” en la colocación de los anclajes. Sin olvidar los comentarios “en directo”. Os aseguro que, como él mismo dice mientras escala, son “massima vibraccione”.

Por contra, me he aburrido enormemente en las dos proyecciones anteriores. Las actividades eran de  primer nivel, pero las proyecciones eran el mayor peñazo que uno pueda soportar. Soporíferas, aburridas y me atrevería a decir, que descaradas. No imagino cómo debieron ser para el público “no entendido”.

Hace tiempo y con motivo de otras historias que no vienen al caso, Jose Luís Mendieta de Desnivel me mandaba un formulario con varias preguntas entre las que incluía alguna relacionada con las proyecciones de montaña, teniendo en cuenta que, por aquel entonces, yo era el responsable de la “Setmana de Muntanyisme de Badalona”. Me resulta curioso releer las respuesta de hace casi 10 años y ver que la cosa continúa más o igual. La respuesta decía algo así como “ … quiero aprovechar para comentar la poca elaboración de bastantes conferencias de personajes de actualidad, que no cuidan ni la presentación ni el contenido de las mismas, pero plantadas de una manera pseudo-profesional (o sea, que cobran)…”.

Yo no digo que todo el mundo tenga que currarse proyecciones del nivel de “Intifada”, pero aunque solo sea por el respeto que merecen los organizadores que pagan cantidades nada desdeñables por algunas proyecciones de actualidad y por respeto al público que, pagando o no una entrada, asiste a ellas, las proyecciones pseudo-profesionales ($) tienen la obligación moral de ser un poco más curradas.

Hoy en dia, la digitalización fotográfica y la facilidad para grabar imágenes en movimiento con la misma cámara con la que hacemos las fotos, permiten hacer montajes más atractivos y tampoco resulta tan difícil con las posibilidades que ofrecen los programas que todos los ordenadores actuales incorporan.

Tan solo es cuestión de querer …